¿Miedo, qué es miedo?

“Miedo, qué es miedo Mami” me preguntó mi hijo de tres años. Respire profundamente y me pregunté, “por dónde empiezo”.  

Las primeras palabras que salieron de mi fueron, “El miedo no existe; es algo que creamos”.  Pero evidentemente él ya había escuchado esta palabra puesto que la había usado en diferentes contextos, cuando en las primeras ocasiones decía, “tengo miedo” mi respuesta fue, “No tengas miedo; no estás solo. Dios y los Ángeles están contigo”, Pero, cuando el me pregunto que era el miedo tuve que tomar un momento para pensar. Mi mente me llevo a todas las experiencias donde alguna vez había sentido miedo sin embargo recordé que siempre sale bien al final. Aunque humildemente tuve que admitir que hubo un momento donde vivía en miedo y que de vez en cuando ese miedo volvía a mi.

Podría inventar un millón de razones para explicar porque todo saldría mal y personalmente me sentia en mi área de confort al estar en el miedo. Me preguntaba a mi misma,  porque te sientes más confort en vivir una vida de “miedo”? La simple razón es que ya estaba en esa área de confort y no sabría cómo podría sobrepasar de mi entorno de vivir en miedo y dejar que mi corazón y mente estuvieran presentes a vivir otra mentalidad. Por ejemplo, porque no podría dejar que mi mente pensara en los  resultados positivos o no estresarme sobre cosas en las que no tenía control.  La simple  razón es que no me había dado la oportunidad de pensar fuera de lo “normal” cuando se trataba de mis PROPIOS pensamientos y reflexionar sobre el miedo.

Otra razón es que no tenía la fe suficiente de que todo saldria perfectamente bien y que no estaba sola en mi caminar.  Yo sabía dentro de mi ser que podría preguntarle a Dios por ayuda y confiar en el proceso.  Lo más importante, es que nunca tomé un espacio para hacer la conexión que el miedo es algo que la humanidad había creado y precisamente por esa razón yo podría dejar de permitir el control de algo que no existía, si no le daba el espacio. Yo tenía la oportunidad de borrar todo eso que no existía.  A través de mi hijo pude llegar a este momento y confiar, y gracias a mi esfuerzo en el proceso pude llegar a otro nivel de comprensión del miedo.  

El miedo me ha llevado a algunos lugares muy oscuros donde no sentía esperanza, donde solamente esperaba lo peor.  ¿Y que crees? Eso fue exactamente lo que recibí, una situación de vibraciones bajas.  Yo fui la creadora de este escenario con todos sus actores y actrices, aparecieron en base a lo que yo estaba proyectando al universo. Bien o mal, este fue el simple resultado de una experiencia de lo que yo creía de mis propios sentimientos.

Al principio era una idea difícil de entender y mucho menos de embarcar. Y cuando se trataba del miedo, tenía que sentir miedo puesto que no había filtro de cómo hacer ese sentimiento desvanecer. Mejor dicho, solamente se ampliaba el sentimiento y se hacia mas fuerte al punto de dominar  la manera de cómo yo era y pensaba. No fue un momento agradable,  me causaba mucho dolor y pena en mi vida.

Con mucha compasión y guía sabia de mis maestros me recordaban que pidiendo por ayuda y dejando ir todo el control sería importante para que Dios pudiera hacer sus milagros. Esto no fue fácil y encontraba todas las razones dentro de mi ser para ir en contra de esta nueva idea.  Pero un dia en plena desesperación me permite la oportunidad de embarcar esta nueva idea ya que el miedo me había detenido y no me estaba ayudando de una manera positiva y estaba ocupando tiempo y energía de mi vida preciosa. En el momento que deje de permitir que me controlara, pedí ayuda y vizualize algo positivo, fue cuando todo cambió en mi vida. ¡Me dejé llevar de sentirme completamente sin esperanza a un nivel de esperanza!  No lo pude creer, era cierto.  Mis oraciones fueron contestadas y había llegado a una solución que nunca me podría imaginar. ¡Wow! ¡Solamente escribiendo sobre esta experiencia me trae mucha esperanza el recordar que siempre tenemos el control de nuestras emociones 100 del tiempo!

El miedo si existe pero SOLAMENTE si le damos la oportunidad de impregnarse en nuestra mente, cuerpo, ser y corazón.  NOSOTROS decidimos cómo alimentamos nuestra mente y corazón.  ¿Como estas alimentando tu mente y corazón en este dia? Cualquier cosa que le digas a tu mente, tu mente lo creerá.  Nunca hay una decisión buena, mala, bien o mal simplemente es una experiencia.  Cuando sientes que estás entrando a esos pensamientos de vibraciones bajas o que no te sirven, pon tus manos sobre tu corazón, toma tres respiraciones y pídele a tu Creador por una solución.  Dejar ir todo y deja que Dios haga milagros mientras confías en el proceso. Cuando dejamos ir todo, las soluciones perfectas e imaginables llegarán perfectamente en vez de forzar una expectativa que quizás no se haga realidad.

Mientras sigo en mi jornada como mamá, doy gracias por los nuevos cambios de mente y corazón que he sentido, porque juntos estamos creando nuevas experiencias enfocadas en el amor y no en el miedo. Y cuando hay amor puro penetrando dentro y fuera de nuestros seres, entonces alcanzamos esos momentos de “ah-ha” y es donde los milagros ocurren!

Maricela Ríos
Sisterhood Connections Directora de Liderazgo

Maricela es la Directora de Liderazgo para Sisterhood Connections, una Organización Global de Empoderamiento de Mujeres y también es la Directora Ejecutiva de Dream 2 BE. Lee mas AQUI sobre Maricela.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑

%d bloggers like this: